A Comissão de Cidadania e Direitos Humanos do Parlametno do Mercosul (Parlasul) aprovou uma moção de repúdio contra o presidente Jair Bolsonaro e membros do governo sobre os ataques realizados por eles contra a memória, verdade e Justiça a respeito do golpe de estado de 1964. A proposição foi da deputada federal Fernanda Melchionna (PSOL-RS), representante do Brasil na Casa.

“A aprovação desta moção de repúdio é uma demonstração importante de que os países da América do Sul não aceitam a grave cruzada ideológica promovida por Bolsonaro tentando reescrever a história. A ditadura civil-militar no Brasil foi um período sangrento que devemos lembrar com embaraço e pedir Justiça sempre”, afirma a deputada.

A moção apresentada leva em consideração que o presidente Jair Bolsonaro determinou a celebração do golpe de 1964 em março deste ano, afirmou em entrevistas que não houve ditadura no Brasil, homenageou os ditadores paraguaio Alfredo Stroessner e Augusto Pinochet e que os ministros Ernesto Araújo, das Relações Exteriores, e Onyx Lorenzoni, respectivamente disseram que o golpe foi algo necessário e que Pinochet teve que dar um banho de sangue no Chile para que o país tivesse melhorias.

Confira o texto da moção na íntegra (em espanhol):

VISTO

La Carta de Naciones Unidas, el Estatuto de Roma, el Protocolo Constitutivo del Parlamento del MERCOSUR, el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el MERCOSUR, y las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de los casos Gomes Lund y otros vs. Brasil (24 de noviembre de 2010) y Carlos Herzog y otros vs. Brasil (de 15 de marzo de 2018).

CONSIDERANDO

Que el 25 de marzo de 2019 el vocero del gobierno brasileño anunció que el presidente Jair Bolsonaro determinó la celebración del golpe militar de 1964 en Brasil, y afirmó que el presidente brasileño “no considera el 31 de marzo de 1964 un golpe militar”.

Que en una entrevista el 27 de marzo de 2019, el presidente Jair Bolsonaro afirmó que “no hubo una dictadura” en Brasil, y que el régimen de 1964 a 1985 tuvo solamente “algunos problemitas”.

Que Ernesto Araújo, el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, afirmó, el 27 de marzo de 2019, a la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional de la Cámara de los Diputados de Brasil, que no considera los eventos de 1964 “un golpe”, sino “un movimiento necesario para que Brasil no se convirtiera en una dictadura”.

Que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rindió homenajes al dictador paraguayo Alfredo Stroessner en su discurso en la ceremonia de toma de posesión del nuevo director general brasileño de Itaipú, el 26 de febrero de 2019.

Que el presidente brasileño también ha hecho comentário elogiosos al dictador chileno Augusto Pinochet al largo de los últimos años, y en su visita a Chile, en fines de marzo de 2014, uno de los miembros de la delegación brasileña, el Ministro de la Casa Civil Onyx Lorenzoni, declaró que “en el periodo de Pinochet, Chile tuvo que dar un baño de sangre”.

EL PARLAMENTO DEL MERCOSUR

DECLARA

Art. 1° Su condena a los ataques contra la memoria, la verdad y la justicia expresos en las declaraciones del presidente Jair Bolsonaro y miembros de su gobierno sobre el golpe de 1964 en Brasil y la dictadura en este y otros países latinoamericanos.

Art. 2° Su rechazo a cualquier tipo de celebración del golpe de 1964 en Brasil, resaltando que iniciativas en ese sentido, sobretodo desde el poder ejecutivo, son contrarias a las bases de la democracia, al derecho a la memoria, la verdad y justicia, y constituyen una ofensa a la historia de los países miembros del MERCOSUR.

Art. 3° Su firme apoyo al derecho a la memoria, verdad y justicia en Brasil y su respaldo a las obligaciones internacionales expresadas en las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos Gomes Lund y otros vs. Brasil (24 de noviembre de 2010) y Carlos Herzog y otros vs. Brasil (de 15 de marzo de 2018).

Cadastre-se para receber informações do mandato e novidades sobre as nossas lutas!